Sirva como primera comunicación científica en Ciencia Paladina un artículo recientemente publicado en la revista Scientific Reports, por Rui Diogo, Peter Johnston, Julia Molnar y un servidor, cuyo título podemos traducir como El fenotipo músculo-esquelético típico de los tetrápodos apareció hace más de 400 millones de años en los peces de aletas lobuladas (http://doi.org/10.1038/srep37592).

Los tetrápodos son vertebrados con cuatro patas (tetra = 4, podo = pie), como las ranas, las iguanas, los perros, o tu mismo. Los parientes evolutivos más cercanos a los tetrápodos son los peces de aletas lobulada: un tipo de pez con unas aletas carnosas que se conectan al cuerpo (a la cintura pectoral o pélvica, exactamente) en solo un punto. Como nuestros huesos húmero y femur se conectan a nuestra pelvis o escápula, respectivamente.

latimeria_chalumnae_zobrazhenna
Latimeria chalumnae nadando feliz. Las aletas que hemos estudiado son los dos pares más anteriores por abajo.

Nuestro artículo estudia los músculos de los peces de aletas lobuladas en detalle, para integrar esta información anatómica con otros estudios sobre el desarrollo y la evolución de los primeros tetrápodos, de los cuales conocemos muchos fósiles. Esto nos ha permitido darnos cuenta de que muchas de las características de la musculatura que observamos en especies actuales de animales de cuatro patas ya aparece en las aletas de estos peces. Gracias a este descubrimiento podemos establecer más claramente las homologías (la misma parte del cuerpo en dos especies relacionadas) entre las aletas de estos peces y las patas de los tetrápodos.

En la figura superior, los autores del artículo comparamos los músculos de dos especies de peces con aletas lobuladas (Latimeria chalumnae arriba, Neoceratodus forsteri en medio) y una especie de salamandra (el ajolote Ambystoma mexicanum). Los colores indican músculos homólogos. Fuente: http://www.nature.com/articles/srep37592

Conocer estas homologías es fundamental a la hora de reconstruir como eran los músculos de los primeros tetrápodos ahora extintos. Estas reconstrucciones nos ayudan a entender como se movían y vivían los primeros vertebrados que salieron del agua hace más de 400 millones de años y de los cuales evolucionaron todos los vertebrados terrestres.