Una nota en EL PAÍS informaba hace poco de la muerte de una persona debido a una enfermedad respiratoria causada por una bacteria resistente “a todo”, nos decía el titular (ver noticia). Son lo que se conoce como super bacterias.

Una super bacteria es una bacteria que ha adquirido una resistencia a todos los antibióticos utilizados en la medicina actual. Si nuestro sistema inmunitario no puede eliminarla, la super bacteria se dividirá (reproducirá), pasando sus resistencias a sus descendientes, sin que podamos evitarlo con ningún tratamiento médico conocido. Y, en último término, nos matará.

¿Por qué ocurren las super bacterias?

La aparición de una super bacteria se debe a dos procesos bien conocidos: mutación y selección natural. Los dos suelen ir de la mano y, junto con otros procesos, son responsables de la evolución de todos los seres vivos, incluidas las super bacterias.

La generación de mutaciones (o mutagénesis) es un fenómeno muy amplio y complejo. Lo que nos interesa saber es que cada vez que una bacteria se divide, existe la posibilidad de que ocurra algún cambio en su material genético. Y por azar, algunos de esos cambios pueden darle a la bacteria la resistencia a un antibiótico.

Esto no es algo que suceda con frecuencia. El problema en este caso es que las bacterias se dividen muy rápido, algunos tipos de bacterias se dividen cada media hora. Leslie Pray nos saca las cuentas en su post de 2008 en Nature Education sobre este mismo tema. Con un genoma compuesto de 2.8 millones de nucleótidos (las unidades que forman el ADN y usamos para medirlo) y un ratio de mutación de 1 por cada diez mil millones de pares de bases (dos nucleótidos opuestos, como se encuentran normalmente), una sola bacteria necesita 30 horas para crear una población donde cada par de bases habrá mutado 30 veces. Con bastante tiempo, lo improbable se vuelve inevitable. Y aparece una célula bacteriana con una resistencia*.

Por el otro lado, la selección natural es un proceso que ocurre naturalmente cuando se dan 3 condiciones:

  1. Los individuos tienen rasgos o habilidades diferentes (diversidad)
  2. Estos rasgos son transmitidos a sus descendientes (herencia)
  3. Estos rasgos afectan al numero de descendientes de los individuos (éxito reproductivo)

Una población de bacterias está compuesta de muchos individuos, cada uno con sus rasgos particulares que les hacen únicos y les ayudan a sobrevivir y dividirse. La diversidad de individuos aparece por el fenómeno de la mutación que acabamos de ver. Algunos de estos rasgos les confieren a las bacterias la resistencia a los antibióticos que conocemos (penicilina, amoxicilina, etc).

Esto no tiene porque ser un problema. Si la resistencia no es ventajosa para sobrevivir y dejar más descendencia, lo normal es que con el tiempo otras mutaciones afecten a este rasgo, y se pierda.

¡Pero cuidado! Cuando tratamos una infección bacteriana con un antibiótico y por azar aparecen individuos resistentes, estos individuos sobreviven al tratamiento y siguen reproduciéndose. Ahora con mayor facilidad porque el antibiótico ha eliminado a otras bacterias no resistentes (del mismo y de diferente tipo) que competían con las bacterias resistentes.

El siguiente video (en inglés), realizado por investigadores de la facultad de medicina de Harvard, en Estados Unidos, nos muestra como una población de bacterias se expande y adquiere resistencias a distintas concentraciones de antibiótico. (Creo que el video se entiende por si solo con lo que hemos visto hasta ahora, pero si no es así dejadme un comentario y editaré la explicación.)

Lo mismo que ocurre con las variaciones en la concentración de antibiótico, ocurre con las variaciones a distintos tipos de antibióticos. Con el tiempo, la aparición de una super bacteria, algo improbable (casi imposible), se convierte en inevitable. Por el sencillo proceso de mutación + selección natural.

La resistencia a los antibióticos debido a su abuso (en el pasado, muchos medicos recetaban antibióticos sin necesidad para tratar enfermedades no bacterianas) o mal uso (dosis inadecuadas o abandonar el tratamiento antes de tiempo) es un problema que la Organización Mundial de la Salud se toma muy en serio (nota de prensa de la OMS).

La aparición de super bacterias nos enseña que la Teoría de la Evolución no es solo útil en el ámbito académico o para conocer el pasado. Es también un conocimiento necesario para afrontar muchos problemas sanitarios que, desgraciadamente, son noticia.

 

  • Esta no es la única forma que tienen las bacterias de adquirir resistencias. Existen otros mecanismos mediante los cuales las bacterias se transfieren material genético, en donde pueden encontrarse también algunas de estas resistencias. Esta forma de intercambio de material genético se llama transferencia horizontal.