Retomamos el blog este 2019 para hablar de un artículo publicado recientemente en la revista Scientific Reports por el Dr. Ingmar Werneburg y colaboradores (entre los cuales me incluyo) en el cual se analiza la anatomía del cráneo del tiranousaurio (Tyrannosaurus rex), y se compara con cráneos de otros vertebrados terrestres como mamíferos, reptiles, tortugas y aves.

El famoso Tyrannosaurus rex es uno de los dinosaurios que más se ha estudiado, debido quizá al magnetismo que genera su gigantestco cuerpo con una poderosa mandíbula y diminutos brazos. El Tyrannosaurus rex (literalmente, el “rey de los lagartos tiranos”) debe en parte su nombre a lo impresionante, y desproporcionalmente grande, de su cabeza.

Los investigadores de este estudio han comparado el cráneo de este dinosaurio con los cráneos de vertebrados terrestres modernos. Usando el análisis de redes para estudiar la anatomía del cráneo (algo de lo qué ya hablamos alguna vez aquí), este equipo de investigadores internacional ha mostrado que este dinosaurio carnívoro tuvo una estructura craneal muy flexible y funcionalmente diversa. Tal y como atestigua la compleja modularidad detectada. En contraposición a sus particularidades, encontraron también que la posición y contacto de los huesos del pesado cráneo de este dinosaurio son similares a los de otros animales como las aves (sus parientes vivos más cercanos).

Figure 4
Comparativa de la estructura craneal del Tyrannosaurus rex y del gallo doméstico. Los colores indican los módulos anatómicos identificados usando análisis de redes.

De este estudio se desprende la hipótesis de que los hábitos de alimentación del Tyrannosaurus rex pueden haber estado relacionados con la complejidad de su cráneo. La división que se observa entre la parte superior e inferior de la cara podría haber ofrecido una flexibilidad a la dentadura para asistir en el descuartizamiento de presas. Algo que habría que testar con modelos biomecánicos. Como comenta el investigador principal del trabajo, “este rasgo, combinado con unos dientes anclados en estructuras de bolsillo y la presencia de dos grandes aberturas temporales en el cráneo para el anclado de grandes músculos, hicieron del Tyrannosaurus rex el paradigma del dinosaurio carnívoro”.

Fuente: Werneburg I, Esteve-Altava B, Bruno J, Torres Ladeira M & Diogo R. 2019. Unique skull network complexity of Tyrannosaurus rex among land vertebrates. Scientific Reports 9: 1520. DOI https://doi.org/10.1038/s41598-018-37976-8